Walt-Disney-gemmalluch

Disney se ha colado en nuestro ADN

Narrativa-de-tradicion-Disney-Villains

La narrativa de tradición oral ha sufrido a lo largo de los siglos manipulaciones y empobrecimientos. En este largo proceso, ha jugado un papel fundamental Walt Disney.

A menudo, la escuela lo ignoró y mientras los niños lo aceptaron hasta el punto que ha conformado una parte importante de nuestro imaginario. De hecho, el análisis de las reescrituras actuales de los cuentos tradicionales muestra que los autores renunciaron tanto a la tradición oral propia como a la tradición literaria europea, porque cuando escogen una versión para rescribirla, olvidan las múltiples opciones que el patrimonio de cada pueblo ha tejido a lo largo de los siglos y obvian la tradición literaria escrita por Giambatiste Basile, Wilheim y Jacob Grimm, Aurelio Espinosa, Joan Amades, Enric Valor, Charles Perrault y tantos otros.

Pero, ¿por qué Disney utiliza constantemente los relatos de tradición oral?

Fácil, porque ya son conocidos por aquellos que pagan por sus productos, incluida la entrada del cine: los padres. Estos relatos tradicionales conectan con los padres, con unos mundos que para ellos son vividos, reconocidos y, lo más importante, seguros.

Desde que Walt Disney comienza a trabajar, su interés por la narrativa de tradición oral es manifiesta. Las primeras creaciones datan de 1922 y son versiones de Caperucita Roja, Ricitos de Oro o Los músicos de Bremen.

 

Y continuaron a lo largo de los años: en 1933 con Three Little Pigs, en 1937 fue Snow White and the Seven Dwarfs, en 1950 Cinderella, en 1959 Sleeping Beauty, en 1991 Beauty and the Beast, en 1992 Aladdin… Hasta el 2015 que vuelve con una nueva versión de Cinderella.

En la obra colectiva Walt Disney. 100 años de magia se dan más claves para entender el interés de la compañía por este tipo de historias:

Las historias populares y la rica iconografía europea de los cuentos de hadas tradicionales eran una fuente de inspiración, un pozo temático que reunía las características adecuadas: unos héroes y heroínas interesantes, unos agresores malos y clásicos, unos argumentos que tocaban el corazón de cada uno de los miembros de la familia y, sobre todo, unos temas, unos personajes y unos argumentos universales y conocidos.

Veamos algunos ejemplos: Bob Thomas afirma que Disney eligió Snow White and the Seven Dwarfs porque encontró los ingredientes perfectos para hacer una buena historia: héroes y heroínas, una mala persona de proporciones clásicas, unos enanos simpáticos y un argumento que podía tocar el corazón humano en cualquier sitio del mundo aunque tenga que cambiar el final.

 

 

Alan Bryman hablando de la elección de Cinderella comenta que Disney lo tuvo claro desde el principio porque se trata de un cuento de buenos y malos, y los buenos ganan el placer de la audiencia.

John Hench, que trabajó en la elaboración de la película, define esta historia como un argumento bíblico cuya protagonista, de clase alta, ha sido reducida a la cocina y expulsada del paraíso, pero llega una compensación, un príncipe, un truco o un talismán, el zapato de cristal.

 

 

Y estas declaraciones de Walt Disney, que aparecen en el panegírico de John Grant, dejan clara la estrategia de la empresa:

Ahora la gente no quiere cuentos de hadas como antes estaban escritos. Eran demasiado toscos. Al final, recordarán la historia de la forma que la filmamos.

¿Un ataque de soberbia o simple visión de futuro? Una estrategia para construir el copyright de la imaginación y de las emociones de muchas generaciones.

Más información en «Disney se ha colado en nuestro ADN»Te doy mi palabra. Isabel Gemio. Onda Cero.

—————————–

Bryman, A. (1995): Disney and his World. New York:  Routledge.

Grant, J. (1987): Encyclopedia of Walt Disney’s animated characters. Twickenham: Hamlyn.

Thomas, B. (1994): Walt Disney. An American Original. New York: Hyperion.

Waller Hastings, A. (1993): “Moral Simplification in Disney’s The Little Mermaid” The Lion and The Unicorn 17,

Del libro: Lluch, G. (2007): «De los narradores de cuentos folclóricos a Walt Disney: un camino hacia la homogeneización», en Lluch, G. (edc.): De la narrativa oral a la literatura para niños. Cuenca: UCLM, pp. 17-52.

La imagen de esta entrada es del blog Lautista.

  1. Montse

    Recorde haver tractat en classe de ‘Literatura Infantil i Juvenil’ les estratègies de Walt Disney per engegar el públic adult mitjançant pel·lícules que, a priori, són adreçades a un públic infantil… Completament d’acord amb la idea del post, sobretot quant a l’objectiu de generar un circuit de productes Disney més enllà dels films…

    26 noviembre 2014

    Responder
  2. Vicent m.

    Encara que siga un aspecte poc elegant de comentar, no cal oblidar que la tradició oral permet a Disney no haver de pagar drets d’autor, la qual cosa augmenta considerablement el valor del producte.

    28 noviembre 2014

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.