Lectura-gemmalluch-universitatvalencia D

¿Promocionamos el libro o la lectura?

Lectura-ipad-Universitat-Valencia-gemmalluch

 

Era de esperar que el mundo del libro tuviera una reacción conjunta ante las cifras alarmantes del sector y esta semana la noticia era:

La Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y demás grupos del sector (libreros, distribuidores e industria gráfica) propondrán al Gobierno un Plan Integral de Fomento del Libro y de la Lectura.

 

Del texto redactado por Winston Manrique Sabogal destacamos este punto:

Este verdadero SOS del sector surge frente a la inacción o acción deficiente de los diferentes gobiernos ante la falta de políticas adecuadas en educación y fomento de la lectura, el equivocado enfoque más comercial que cultural del propio sector editorial y cierta apatía de la sociedad frente al libro.

 

Y también estas dos declaraciones de Daniel Fernández, presidente de la FGEE:

No queremos un plan cosmético, sino integral. No queremos solo una campaña en televisión que diga ‘Leer es sano para el cerebro’. Debe ser algo más serio, permanente y acorde a los tiempos de lo analógico y lo digital.

Este es uno de los fracasos de la democracia. Nuestros hábitos de lectura no han crecido de la misma manera que lo han hecho nuestra riqueza y desarrollo.

 

En este contexto, se utilizan como sinónimos “lectura” y “libro”.  Pero, ¿lo son?

No podemos resumir en un post las investigaciones, los datos, las líneas de discusión o las sólidas propuestas de políticas públicas que se han realizado recientemente. Pero sí podemos proponer la lectura de algunas de estas investigaciones o propuestas que son imprescindibles para comprender (y tener una opinión fundamentada) sobre estas cuestiones:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Estos estudios amplían el ecosistema del libro y lo sitúan en el complejo mundo de la lectura, analizan la variedad de formatos, amplían los objetivos y las finalidades de la lectura…

Podríamos ensayar un mapa conceptual para anotar algunas de las cuestiones de ese posible Plan Integral de la lectura:

 

Políticas de lectura-gemmalluch-universitatValència 1

Como dice Roberto Igarza:

La lectura y el libro no tienen un único futuro. No puede haberlo en la medida en que la oferta, los contextos de lectura y las formas que adopta la demanda representan un universo suficientemente heterogéneo como para ser modelado por un mismo y único paradigma.

En cualquier caso, cuando hablamos de este tema, creo que es importante recordar dos cuestiones fundamentales:

1. La lectura no es gratuita. Hay que pagar para consumir. Porque es necesaria la profesionalización de todo el sector: desde los autores a los correctores, de los diseñadores gráficos a los editores, de los libreros a los mediadores…

2. A todo el mundo no le interesa promocionar la lectura. Tradicionalmente, la lectura ha sido una buena herramienta para la transmisión de ideología; pero ahora hay herramientas más potentes y eficaces de adoctrinamiento. Por lo tanto, no es extraño que determinados actores que tradicionalmente han estado ahí, hace tiempo que ni están, ni se les espera.

  1. Lidia Blanco

    La formación lectora de niños, niñas y adolescentes es una responsabilidad del campo educativo, es decir de docentes y bibliotecarios. La estimulación a la lectura no puede basarse solamente en criterios de placer, es imprescindible pensar en la construcción de identidades en las que los libros sostengan y posibiliten una saludable integración a la vida social y laboral. La literatura no puede estar ausente, pero no es el único tipo de lectura que debe incluirse en los planes de estudio. Conocer la situación grave de miseria y sufrimiento de tantos seres humanos en el planeta, requiere que estos hechos sean conocidos aunque no resulten agradables. La lectura debe contribuir a construir una humanidad más solidaria.

    8 febrero 2015

    Responder
  2. Gemma Lluch

    Estimada Lidia, muchas gracias por su comentario que amplía lo que hemos comentado en el post. Me parece fundamental la construcción de conocimiento sobre la lectura. A veces reducimos en exceso su importancia y su alcance.

    8 febrero 2015

    Responder
  3. Gemma Lluch

    Marisol López @marisolbcn en un tuit dice: “no entiendo la relación del titular con las conclusiones. El libro no es la lectura ni se leen sólo libros. Ideología?”
    En realidad no son conclusiones, solo notas para la discusión. Añadir perspectivas diferentes al debate.
    Cuando afirmamos “Tradicionalmente, la lectura ha sido una buena herramienta para la transmisión de ideología” no queremos decir que la lectura sea solo ideología, pero, por ejemplo, si revisamos la historia de la lectura vemos la cantidad de acciones que se promueven no para leer por leer, sino leer para leer la biblia, leer para educar, etc.
    Cuando afirma: “El libro no es la lectura ni se leen sólo libros” tiene razón pero el análisis de la legislación o de los documentos que se publican no muestran eso.
    Muchas gracias por establecer un diálogo.

    8 febrero 2015

    Responder
  4. Marisol

    Gracias, Gemma. Creo que la llamada de los editores a promover la lectura tiene algo de perverso, de “salvadme” y no de “leed”. Dicen los estudios que ahora se lee más, aunque diferente. Estoy leyendo tu post, pero no es un libro. De estos leo cada día decenas. No es eso leer? Al final, la tan esperada autocrítica y posterior redefinición del sector editorial parece que ni se plantea, y erigirse como adalides de la cultura ya no es creíble.

    8 febrero 2015

    Responder
  5. Pingback: ¿Promocionamos el libro o la lectura? - ...

  6. Pingback: ¿Promocionamos el libro o la lectura? | ...

  7. Pingback: ¿Promocionamos el libro o la lectura? - ...

  8. Pingback: ¿Promocionamos el libro o la lectura? | ...

  9. Txetxu Barandiaran

    El objetivo de libreros, distribuidores y editores, por lo menos en el borrador del plan, parece claro: el negocio.

    Cito:

    3. No se olvidará nunca, que el objetivo de este plan, es ordenar la transición para superar la crisis y sentar las bases para un cambio con sentido hacia nuevos modelos de negocio en la producción, distribución y comercio del libro en todos sus soportes.

    10 febrero 2015

    Responder
    • Gemma Lluch

      Desde mi punto de vista, el documento es adecuado y pertinente. Una industria del libro fuerte, con profesionales bien pagados, con grandes derechos de autor que permitan a los creadores realizar su trabajo en condiciones óptimas y unas librerías con gran diversidad de lecturas es el sueño de muchos. Para conseguir eso, el actor que el gobierno tiene que considerar para diseñar sus políticas de lectura es el lector. Es importante, entre otras muchas cosas, crear demanda, pero una demanda diversificada, más allá del éxito de turno que inunda pantallas, estantes y papeles. Pero para que eso sea posible, es imprescindible el trabajo con el lector, más allá de la escuela, y aquí tienen un papel importante los bibliotecarios y los libreros.

      21 febrero 2015

      Responder
      • Txetxu Barandiaran

        La pena Gemma es que en el documento el lector no aparece para nada y los creadores escasamente. Hacer por lo tanto un análisis de la situación y una serie de propuestas sin tener excesivamente en cuenta ni a creadores ni a lectores-compradores, sin mirar a los lados, trae, probablemente como consecuencia propuestas con escaso futuro.

        ¡Ojalá me equivoque!, pero leído el documento que es además de hace cuatro años, me da la sensación de que por ahí van los tiros.

        22 febrero 2015

        Responder
  10. Pingback: Lectura y encuestas | Antinomias Libro

  11. Pingback: Lectura y encuestas | Valor de cambio

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.