Booktuber

Los booktubers, más allá de las percepciones y de las opiniones

Cap 2

 

Pot llegir la versió en català del post.

Mucho se habla de los booktubers. Opiniones, percepciones, críticas o elogios. Pero faltaban datos. Por eso decidimos incluir en el proyecto de investigación de la Fundación Telefónica un análisis sobre ellos, su trabajo y sus espacios:

Lluch, G. (2017). «Los jóvenes y adolescentes comparten la lectura» Cruces, F. (dir.) ¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Madrid: Editorial Ariel, Fundación Telefónica. pp. 29-51.

El objeto de análisis de este capítulo son los blogs y los canales de YouTube dedicados a la lectura y administrados por jóvenes y adolescentes, conocer el tipo de lectura que comparten y cómo la presentan. También, hemos querido responder a otras dos preguntas:

  1. cómo son estas chicas y chicos; concretamente, qué edad tienen, por qué comparten la lectura en los medios sociales, qué leen, cómo consiguen los libros, qué es lo primero que les llama la atención o qué relaciones virtuales en torno a la lectura mantienen en internet y
  2. cómo son los espacios que administran y construyen, cómo han evolucionado en los últimos años y qué diferencias hay entre los que usan el castellano y el catalán.

 

De manera resumida, el cuadro 1 presenta la unidad de análisis, la técnica y los datos obtenidos:

Booktubers

Las conclusiones principales de la investigación son

1. El siglo XXI se inicia con una fuerte presencia de adolescentes y jóvenes en el mundo de la lectura como fuente de autoridad. Ejercen tareas que tradicionalmente han correspondido a los adultos y legitiman un  «nuevo» canon, es decir, una lista de lecturas que hay que conocer para socializarse (Lluch 2017: 31).

2. Las tres razones para este cambio son (vid. Lluch, 2010 y 2014):

  • el éxito de la saga protagonizada por Harry Potter,
  • el uso de los medios sociales para compartir la lectura con sus iguales y
  • los foros de lectura creados en castellano por Laura Gallego en 2003 o en catalán por el Què Llegeixes? en 2005.

 

3. El cambio más importante ha sido el desplazamiento de los espacios tradicionales (la escuela y la biblioteca) a la red. Es decir, los lectores adolescentes y jóvenes atraídos por los influencers se han mudado de los edificios de ladrillos a la nube, de las estructuras fijas a las estructuras líquidas (Lluch 2017: 32).

4. Los booktubers han construido un ecosistema de lectura con nuevos actores, asignando nuevas funciones a los antiguos, donde se disfruta con relatos que son desconocidos por algunos docentes, padres, bibliotecarios o libreros (Lluch 2017: 33).

5. Dieciséis de los veintidós sujetos analizados son mujeres; tienen entre dieciséis y veintinueve años y una mayoría son estudiantes o han acabado un grado relacionado con las letras: Filología, Traducción o Periodismo.

6. A la pregunta sobre de quién se fiaban para elegir sus lecturas, la respuesta es rotunda: «de sus iguales» (Lluch 2017: 31):

Booktubers

  1. El espacio creado por los booktubers sigue la estructura que fija la plataforma YouTube y, por tanto, tiene unas secciones similares: inicio, vídeos, listas de reproducción, canales y sobre… Desde el punto de vista de esta investigación, la parte más interesante es la forma que tienen de clasificar los vídeos que cuelgan en sus canales (las listas de reproducción) (Lluch 2017: 46):

Booktubers

 

8. La manera de grabar y editar cada vídeo depende de muchos factores, pero hay un dato muy interesante y que tiene que ver con el plagio: mayoritariamente, cuando realizan un vídeo basándose en la innovación que ha introducido alguno de sus compañeros, lo citan desde el inicio.

9. Sobre las lecturas que recomiendan, en los 48 post de los blogs analizados, 34 comentan traducciones y, aunque se repiten pocos títulos, son novedades de literatura juvenil. En el caso de los libros comentados en los canales de YouTube, la tendencia aumenta en 13 puntos, de los 459 libros comentados o presentados, 383 eran traducciones del inglés. Curiosamente, el dato no varía en los espacios en catalán o castellano (Lluch 2017: 47):

 Booktubers

 

Finalmente, destacamos dos conclusiones:

Los adolescentes y jóvenes han creado, a partir de los medios sociales, comunidades virtuales de lectura alejadas de la mediación tradicional de los adultos (padres, docentes o bibliotecarios). Sin embargo, se han acercado a otras mediaciones, como la aplicación GoodReads ligada a Amazon, cuya influencia es más líquida e invisible. En esta nueva dimensión, las relaciones entre las lecturas recomendadas o los autores elegidos no responden a los criterios tradicionales de la academia sino al número de likes que reciben y a los comentarios que dejan los lectores. Por tanto, es un espacio donde compite cualquier tipo de libro y autor en el que la mediación, entre el libro y el lector, no la establece el crítico sino el logaritmo creado por la plataforma de Amazon» (Lluch 2017: 50).

Y la segunda:

[…] igual que pasó en el cambio del siglo XIX, ahora estos «nuevos» lectores provienen de una cultura diferente, poseen competencias y habilidades más ligadas a la comunicación virtual y la cultura audiovisual que a la letrada y, lo más importante, cuando leen un libro, sus expectativas están relacionadas con el ocio o el divertimento. Estos lectores transformados en autores, prescriptores y diseñadores de nuevas formas de promocionar la lectura han conseguido crear (lejos de las instituciones y de los adultos) un nuevo circuito de lectura. Ni mejor, ni peor. Diferente» (Lluch 2017: 51).

—————–

1. Hemos contado con la ayuda de María Peris Bixquert en la recogida de datos a lo largo de toda la investigación.

Toda la información en: Lluch, G. (2017). «Los jóvenes y adolescentes comparten la lectura» Cruces, F. (dir.) ¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Madrid: Editorial Ariel, Fundación Telefónica. pp. 29-51.

Un resumen del libro en el post: «¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores».

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.