Lectura Digital

Un espacio web para la biblioteca escolar

Lectura digital

[Post en català en aquest enllaç].

 

La investigación presentada en El Estudio Anual de Redes Sociales en España IAB 2018 confirma un descenso del 37% del interés de los usuarios de redes sociales a subir contenidos. ¿Qué tiene que ver con el mundo de la biblioteca escolar y la lectura? Todo.

Si no creamos nosotros los contenidos, los crean otros. Los contenidos en el mundo de la lectura los crea mayoritariamente Amazon sobre todo a través de su plataforma de recogida de datos Goodreads.

¿Esto qué significa? Que cada vez más la conversación en internet sobre lectura se hace sobre una lectura comercial y ligada a los intereses de las grandes empresas, que sigue los mismos modelos y que no representa ninguna cultura.

Como hemos repetido muchas veces: podríamos decir que se lee más (aunque sabemos que no) y nos quedaremos contentos.

Pero, cada vez se lee menos. Cada vez se lee más de lo mismo.

Es urgente y necesario generar contenidos. Crear contenidos desde los centros educativos concretos y para todos los actores del sistema educativo. Con nuestro lenguaje. Desde nuestros intereses.

Y esto no será posible si no trabajamos unidos universidades y centros escolares.

El diálogo que propició la investigación de la Fundación Telefónica con los 11 administradores del 6 blogs que elegimos (La palabra vuela, La serpiente blanca, Repaso de lengua, Bloggeando, A pie de aula y Tres Tizas) nos permitió conocer cómo comunicaban, qué fortalezas y debilidades tenían y cómo podía resultar más eficaz la comunicación.

El análisis de las 10 prácticas o proyectos colaborativos de lectura en internet que estos docentes habían creado nos ha permitido, también, dar a conocer el trabajo que hacen.

Lluch, G. (2017). «Los jóvenes y adolescentes comparten la lectura» Cruces, F. (dir.) ¿Cómo leemos en la sociedad digital? Lectores, booktubers y prosumidores. Madrid: Editorial Ariel, Fundación Telefónica. pp. 29-51.

Volvamos al objeto de nuestra exposición.

Muchas escuelas ya tienen sitios webs, muchas bibliotecas. Ahora bien, ¿han podido crear una comunidad de lectores fieles y prosumidores? O, ¿son un escaparate de actividades que las clasifica y archiva sin comunicación?

Las dos opciones son posibles, pero ya que ponemos recursos económicos de la administración y personales del colectivo del centro, ¿no vale la pena transformar este lugar en un espacio virtual para compartir qué hace la biblioteca?, ¿para crear un diálogo sobre y con la lectura desde todas las asignaturas y todos los profesores?

Nos guste o no, los contenidos en Internet son los que crean opinión y valores culturales. Desde los centros escolares, plataformas como los blogs y los sitios webs, lo permiten. Si son escasos desde nuestro entorno es porque no los creamos. Me gusta siempre recordar una de las frases más repetidas en uno de los mejores discursos. La que John F. Kennedy pronunció el día de su investidura, 20 de enero de 1961, y que podemos adaptar a nuestro entorno:

No preguntes qué puede hacer la administración para generar conversaciones interesantes, contenidos que perduren en el tiempo, que cambien la mirada sobre la lectura desde nuestros intereses. ¡Hazlo tú!

La investigación de estos tres años en el Proyecto de Investigación «Los espacios virtuales para la promoción del libro y la lectura. Formulación de indicadores para evaluar la calidad y efectividad» FFI2015-69977-R (MINECO / FEDER) nos ha enseñado herramientas y formas de comunicar contenidos de manera eficaz.

La propuesta que hacemos es crear un sitio web para la biblioteca que debe ser el centro del Plan de Lectura de Centro.

¿Cómo debe ser este sitio web?

1. Hay que identificar el espacio de comunicación de manera clara y dirigida a un destinatario global.

2. Hay que presentar la biblioteca escolar al público inmediato (los estudiantes, los padres y los docentes) pero también al público virtual porque con ellos podemos establecer un diálogo o crear una comunidad.

Pensar de manera analógica es creer que la presentación es (principalmente) escrita y lineal.

3. Hay que decidir cómo organizamos la información, qué datos destacamos, cuál es el objetivo de la comunicación virtual.

4. Hay que evaluar nuestro trabajo y presentar los resultados de manera transparente y clara.

Vea un ejemplo de buenas prácticas: Booktrust.

5. Hay que diversificar los formatos para comunicar contenidos.

6. Hay que utilizar de manera eficaz los medios sociales para comunicarse con todos los usuarios.

 Atención a las modas y a los datos de los informes cada vez más manipulados.

7. Hay que comunicarse con el usuario de manera académica y huir de la vanidad, el personalismo y el egocentrismo.

El contenido es la biblioteca, la lectura y no el administrador del sitio web.

Destacar las voces de las familias y de los escolares. ¿Y tú? También, pero como guía, una voz dirigida a los iguales. Como reflexión, como evaluadores de los resultados.

8. Hay que incluir la lectura digital.

Por ejemplo, vea el proyecto de la Junta de Extremadura #Librarium una biblioteca digital pensada desde la biblioteca escolar y dirigida a escolares, familias y docentes.

Lo más importante:

Hay que convertir el sitio web en un espacio de comunicación con el usuario capaz de obtener retroalimentación para la mejora de las actividades de los administradores. Si lo conseguimos, generaremos una comunicación eficaz, generaremos un contenido propio, desde los centros escolares, desde la biblioteca, adecuado a nuestras necesidades, creado por nuestros docentes y mediadores de lectura.