Lectura en moviment 3

Pero, ¿les gusta la lectura en papel o en pantalla?

Lectura en moviment 5

Últimamente son muchos los artículos que leemos en revistas de índole diversa sobre los gustos de lectura. Concretamente, muestran resultados de algunos estudios en los que los adolescentes dicen preferir el formato papel para leer.

Ante estos datos, muchos nos preguntamos qué hay de cierto en todo eso. Francamente, no lo sé. Mayoritariamente se trata de encuestas, algunas de ellas realizadas (o pagadas) por entidades que tienen una postura clara hacia un formato u otro. En muchos casos, no podemos acceder a la investigación completa por lo que no sabemos qué margen de error puede tener la encuesta, a qué tipo de población concreta se ha realizado, en qué espacio, a qué horas, cómo era el cuestionario completo, etc.

Toda esta información nos mostraría un mapa más completo para poder tener una opinión fundada.

Pero más allá de esos datos, podríamos hacernos otras preguntas: ¿se les pregunta sobre los libros que roban en internet y que, posiblemente, conforman buena parte de su lectura en pantalla o solo sobre los que compran? Además, para comprar libros en una plataforma digital hay que tener una tarjeta de crédito para poder pagar o pedirla a los padres, ¿se tiene en cuenta este factor?

Hablar de formatos y lectura es hablar de historias personales, de la manera que cada uno tenemos de percibir nuestro entorno.

Para unos, el libro es algo que tiene un valor sentimental, que puedes guardar en estanterías que miras y muestras a las visitas, algo que te trae recuerdos, que reúne anotaciones, dedicatorias o incluso hojas marchitas.

Para otros, es un objeto que pesa demasiado, recoge polvo, requiere un espacio que los apartamentos actuales no tienen y en los que cuesta encontrar la información ya que no está indexada virtualmente.

Por lo tanto, es difícil hablar de preferencias de formatos de lectura sin entrar en la subjetividad o en la pura historia personal.

Leía recientemente, en el estudio de Karin Littau (Teorías de la lectura. Buenos Aires: Editorial Manantial, LittauTLTapa2008), cómo el formato cambia la percepción de lo que lees. Pero no únicamente en los tiempos actuales, Littau se remonta a la lectura en los códices, en los primeros libros impresos y en la pantalla.

En otro estudio también sobre la lectura, Emilia Ferreiro (Pasado, presente y futuro de los verbos leer y escribir. México, FCE, 2000) afirmaba que la tecnología ha venido para quedarse.

1559000Destaco estas dos notas de lectura porque resumen muy bien dónde situar la discusión o, mucho mejor, las acciones que deberíamos estar llevando a cabo desde la investigación, la educación y las bibliotecas o desde la creación, la edición, la distribución o la venta en librerías.

Y, sobre todo, desde unas políticas públicas que ahora mismo son inexistentes.

Porque, francamente, me da igual lo que digan estas encuestas. ¿Que no leen en pantalla? Leerán. Y si no miren los más pequeños cómo se mueven en las tableta.

Lo que importa es:

  • Qué estamos haciendo para que esa lectura sea la mejor posible, para que se realice en las mejores condiciones.
  • Qué estamos haciendo para dar la posibilidad a todos los lectores (sean de la condición social que sean) de comprender tanto lo que leen en pantalla como lo que leen en papel.
  • Qué políticas públicas vamos a diseñar y a llevar a cabo para que se publique mucho de todo y no muchísimo de muy poco, como ocurre ahora mismo .

 

El problema no está en la lectura en un formato u otro. El problema está en la lectura en general y en qué hacemos cada uno de nosotros para que sea rica, variada y accesible a cualquier tipo de lector.

—————————–

Este artículo es una adaptación del publicado en la revista In somnia publicada por Librerías Independientes.

Libreria-LecturaDigital-LecturaJuvenil

 

  1. Bethy Quintana

    Es muy cierto el articulo debemos buscar una estrategia para q el estudiante en cualquier formato entienda lo que lea. Yo acabo de hacer una tesis d Doctorado de comprension lectora en ingles pero el estudiante tiene hasta problemas de concentracion, el formato de papel es muy complicado para el estudiante de hoy. Me interesa el tema

    24 octubre 2015

    Responder
  2. Ricardo Alonso

    Un saludo.

    Pero también y por sobre todo hay que considerar la lectura como práctica social. Y tal vez la pregunta también sea cómo esa “disputa” entre formatos –y sus subjetividades asociadas– está modificando las prácticas lectoras. De ahí que su historia sea pertinente.

    Te adjunto este enlace (De la catedrática e investigadora colombiana Carmen Elisa Acosta ) que se acerca muy lúcidamente a la comprensión actual de estos problemas.

    Un saludo.

    http://www.desdeabajo.info/sumplementos/item/17599-invitación-a-la-historia-de-la-lectura-en-colombia-pero-seguirá-siendo-lo-que-es.html

    28 octubre 2015

    Responder
  3. Irmita!

    Me gusta leer, pero prefiero siempre llevar el libro en las manos…. ;) :D

    27 enero 2016

    Responder

Deja un comentario

Tu correo electrónico no se publicará.